miércoles, 28 de octubre de 2009

Adiós


Mares de soles, cielos de pájaros, algunas pequeñas montañas de flores amarillas fundiéndose en su complementario, y un perdón por el dramatismo y el creerte dueño de mí por esos segundos de regocijo.
Seres independientes pendientes de compañía, jugando a querernos más de lo que ya fuimos. Jugando a contornear lo abstracto con los pies cuando aparece la vida tras la ventana. Pareciera que nos vamos achicando y somos absorbidos por la luz que se lleva todo lo negro. Y se lleva también las escondidas en las sábanas, los roces y los abrazos de memoria, abrazos de frío. Es como si naciésemos devuelta, conociéndonos un poco menos. Siluetas que se funden y se separan, y se juntan y se enlazan y se separan… Tan sólo pares de pies en la ventana, evadiendo cinco defectos de las extremidades y entrecerrando los ojos para no ser tan sinceros.
Son las nueve de la mañana y al lado ya empiezan a refaccionar. La cortina nos avisa los sonidos urbanos. La puerta siempre estuvo abierta, y siempre, pero siempre, fue un soleado adiós, un chau no, un adiós. Todos los días sucedidos lo fueron. Ni la cuidad ni los días fueron testigos, ni siquiera nosotros. La vida dividida en escenas traducidas como ratos, traducidas como amor. Se ha tocado el vidrio pero no el cielo. Con los pies pero no con las manos. Tal vez lo que un tiempo negro, pero tampoco estemos tan seguros.